Significado y Propósito

Publicado por Maria Alejandra Arocha Ovalles en

No sabemos si les ha pasado que en algún momento han sentido que les falta el norte. Que los días pasan sin sentido y que no generan diferencia ni en su vida ni en el mundo. Por lo general eso se debe a una falta de propósito.

El propósito de vida de una persona apunta a temas más complejos y profundos. Se trata de responder qué es lo que cada persona desea para su vida y qué espera lograr. El propósito existencial responde a preguntas como ¿por qué? y ¿para qué?. Es decir porqué una persona hace algo y con qué fin lo hace.

Buscar el norte en la vida es muy importante para encontrar la felicidad, la plenitud y sentirse realizado.

No hay texto alternativo para esta imagen

Todo empieza con el POR QUÉ

Una herramienta que puede ayudar a entender la importancia del Propósito es el Círculo Dorado de Simon Sinek

No hay texto alternativo para esta imagen

Antes de que podamos analizar sus aplicaciones, primero definamos los conceptos de los tres círculos concéntricos que forman el Círculo Dorado. Lo haremos empezando desde fuera del círculo y moviéndonos hacia el interior.

QUÉ: cada empresa, organización o persona del planeta sabe QUÉ hace. Todo el mundo es capaz de describir con facilidad los productos o servicios que una empresa vende o las funciones que desempeña dentro de ese sistema o lo que una persona realiza para ganarse la vida. Los QUÉ son fáciles de identificar.

CÓMO: algunas empresas y personas saben CÓMO hacen lo QUE hacen. Ya lo llames “propuesta de valor diferenciador”, ya “proceso patentado”, ya “propuesta de venta exclusiva”, los CÓMO se citan a menudo para explicar la diferencia o superioridad de algo. No tan evidentes como los QUÉ, muchos los consideran los factores diferenciadores o motivadores de una decisión.

POR QUÉ: muy pocas personas o empresas pueden expresar con claridad POR QUÉ hacen lo QUE hacen. Cuando hablamos del POR QUÉ, no nos referimos a ganar dinero: eso es una consecuencia. Por el POR QUÉ nos referimos a cuál es tu finalidad, motivo o creencia. ¿POR QUÉ existe tu empresa? ¿POR QUÉ te levantas de la cama cada mañana? ¿Y POR QUÉ debería importarle a alguien?

No hay texto alternativo para esta imagen

Cuando la mayoría de las organizaciones o de las personas piensan, actúan o se expresan lo hacen de fuera adentro, esto es, desde el QUÉ hacia el POR QUÉ. Y no sin motivo: se mueven desde lo más claro hacia lo más confuso. Decimos QUÉ hacemos, a veces decimos CÓMO lo hacemos, pero rara vez hablamos de POR QUÉ hacemos lo QUE hacemos.

Pero no así las empresas inspiradas. No así los líderes inspirados. No así las personas felices. Todos y cada uno de ellos, da igual su tamaño o sector, piensan, actúan y se expresan de dentro afuera.

Que una persona conozca y entienda su propósito puede llegar a ser una búsqueda muy larga y muy profunda. Y estará siempre en permanente conexión con su universo interior. Pero, una vez encontrado, sentirá una inmensa felicidad y una luz interna que dará sentido a su vida.

Una de las herramientas para hacerlo es el Ikigai.

Ikigai

La palabra japonesa ikigai se compone de dos vocablos:  iki , que se refiere a la vida, y kai , “la realización de lo que uno espera y desea”.

De acuerdo a la cultura milenaria de Japón, todos tenemos un ikigai, una razón de vivir o de ser. Una razón para levantarse por la mañana.  Es decir, es el encontrar el sentido a nuestra existencia, desde el día a día.

Pero no te equivoques, ikigai no es algo grandioso ni extraordinario. Es algo muy práctico, de tenerlo presente cada día. Se trata desactivar nuestro modo automático por el que normalmente transitamos por la vida y hacer las cosas por algún motivo.

Este concepto es cambiable y revisable a lo largo del tiempo. No es lo mismo tener 40 años para conformar tu ikigai, que 80, donde tus valores y experiencias son posiblemente más ricas.

El ikigai en la vida moderna

El ikigai podríamos decir que se encuentra en la suma y unión en un punto de cuatro parcelas fundamentales de la vida: pasión, vocación, misión y profesión.

Se recomienda comenzar con cuatro preguntas:

  1. ¿Qué cosas amo?
  2. ¿En qué soy bueno?
  3. ¿Qué necesita el mundo de mi?
  4. ¿Por cuál cosas me pueden pagar?

Tener unas respuestas claras y bien definidas ayudará a que rápidamente una persona encuentre el nexo entre aquellas actividades que se le dan bien hacer y por las que le pueden pagar, aunque la filosofía ikigai va más allá del dinero o lo material.

La filosofía ikigai se centra en que desarrolles tus habilidades y disfrutes con lo que haces. Si además el individuo consigue que otras personas vean en él que sí es posible alcanzar la felicidad a través del entusiasmo que pones en lo que hace, ¡misión cumplida!

No hay texto alternativo para esta imagen

Consideramos que es necesario que cada persona conozca su propósito para que pueda llevar una vida más rica y plena y entre todos hagamos un mundo mejor.

Y tú… ¿Qué esperas para encontrar tu propósito?

No hay texto alternativo para esta imagen

Equipo Prisma.

Categorías: propósito

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
¿Quieres saber más de este producto? Escríbenos directamente por whatsApp dándole click otra vez al botón de la derecha
Powered by